Comentario del día - Evangelio

Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos (Mateo 3, 1-12).

Domingo, 4 de diciembre de 2022
II Domingo de Adviento – La llamada a cambiar (Mt 3,1-12)
P. Carlos Cardó SJ
En aquel tiempo, comenzó Juan el Bautista a predicar en el desierto de Judea, diciendo: «Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos».

 Juan es aquel de quien el profeta Isaías hablaba, cuando dijo: Una voz clama en el desierto: Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos.
Juan usaba una túnica de pelo de camello, ceñida con un cinturón de cuero, y se alimentaba de saltamontes y de miel silvestre. Acudían a oírlo los habitantes de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región cercana al Jordán; confesaban sus pecados y él los bautizaba en el río.
Al ver que muchos fariseos y saduceos iban a que los bautizara, les dijo: «Raza de víboras, ¿quién les ha dicho que podrán escapar al castigo que les aguarda? Hagan ver con obras su conversión y no se hagan ilusiones pensando que tienen por padre a Abraham, porque yo les aseguro que hasta de estas piedras puede Dios sacar hijos de Abraham. Ya el hacha está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé fruto, será cortado y arrojado al fuego.
Yo los bautizo con agua, en señal de que ustedes se han convertido; pero el que viene después de mí, es más fuerte que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. Él los bautizará en el Espíritu Santo y su fuego. Él tiene el bieldo en su mano para separar el trigo de la paja. Guardará el trigo en su granero y quemará la paja en un fuego que no se extingue».

En la primera lectura, Isaías anuncia el nacimiento de un gobernante futuro como prueba de que Dios traerá la salvación a las naciones por medio de su pueblo Israel. Será un descendiente del linaje de Jesé, padre de David, que en aquel entonces era una casa real en total decadencia, semejante a un tronco cortado y seco, del que nada se podía esperar. Sin embargo, sobre él vendrán los vientos del poder divino, que harán brotar un renuevo, portador del espíritu de Dios. Su cercanía especial a Dios le hará gobernar con rectitud (no con las armas), defender a los pobres, y quebrantar la violencia con la “vara de su boca”. Se logrará una paz universal y no se cometerá ya mal alguno. En su reinado se difundirá por todas partes el Espíritu y el conocimiento de Dios.

Con metáforas y símbolos de gran contenido poético el profeta pinta un cuadro ideal que visualiza el gobierno de Dios sobre todas las cosas: recuerda la armonía inicial que existía en el jardín donde Dios puso al hombre y a la mujer recién creados: armonía con la naturaleza, armonía entre ellos y armonía con Dios.

En la nueva creación, en la tierra nueva, esa armonía perdida se restablecerá. Ya no habrá agresores ni agredidos. La paz se extenderá a la naturaleza. Nadie hará daño ni estrago, ni siquiera la serpiente, que según la tradición bíblica simbolizaba el origen del mal. Un niño jugará con ella. Destruida la violencia y el mal en la tierra nueva, el hombre ya no ambicionará más ser como Dios; se le concederá “la ciencia del Señor”, para conocerlo y vivir conforme a su voluntad en plenitud de gozo y paz, sólo comparable a la inmensidad del mar.

San Pablo en la carta a los Romanos hace ver la dimensión universal de la salvación que Dios ofrece. En Jesucristo, Dios muestra su misericordia en favor de todos los pueblos. Esta universalidad del mensaje y de la salvación debe fundamentar el respeto y la acogida que los cristianos debemos dar a todos sin distinción. Si Dios acoge y ofrece su salvación a judíos y gentiles, debemos estar de acuerdo unos con otros y acogernos mutuamente. No puede haber, por tanto, ningún tipo de exclusión por razón de raza, lengua o posición social. Sólo así como comunidad unida en su diversidad podemos alabar “unánimes… al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”.

En el evangelio, Mateo nos presenta la figura de Juan Bautista, el precursor del Mesías. Es un asceta austero, hombre íntegro y cabal, que vive de forma radical y anuncia en el desierto la inminente llegada del Salvador. En lugar de seguir la profesión sacerdotal de su padre Zacarías y dedicarse al templo (Lc 1,5ss), sigue una vocación de profeta que critica al sistema corrupto imperante en la sociedad.

Su vestido y comida permiten apreciar la austeridad en que vive y dan a entender por qué se le identificó con el profeta Elías (2 Re 1,8). Jesús hará el elogio de Juan, diciendo que “es Elías, el que tenía que venir” (11,14) y, más aún, que es el mayor entre los hijos de mujer (11,9-11).

Juan Bautista anuncia la próxima venida del Salvador y el establecimiento del reinado de Dios en forma de amenaza a todos aquellos que se nieguen a bautizarse y cambiar la vida de vicios y pecados que mantienen. La Ley y la religión que practican no les han servido para superar la corrupción imperante. Si no cambian de actitud, acabarán mal y de nada les servirá ser descendientes de Abrahán.

Su tono cambia, sin embargo, cuando declara humildemente estar subordinado a Jesús el Mesías, a quien reconoce como “el que viene detrás de mí y puede más que yo, y no merezco ni llevarle las sandalias”. Su lealtad y obediencia llega incluso a reconocer la insignificancia de su bautismo, comparado con el bautismo de Espíritu y fuego que traerá Jesús, el único capaz de comunicar la gracia santificadora del Espíritu divino.

La invitación que trae consigo este segundo domingo de Adviento a dejarnos transformar por el bautismo de Espíritu y fuego que nos ha traído Jesús, nos la presenta el Papa Francisco como una llamada a poner en nuestra vida la alegría del Evangelio:

«Éste es el momento para decirle a Jesucristo: “Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores”… Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia. Aquel que nos invitó a perdonar “setenta veces siete” (Mt 18,22) nos da ejemplo: Él perdona setenta veces siete. Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra vez. … Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría» (Exhortación ap. La Alegría del Evangelio, n.3).

Publicado por Parroquia de Fátima Miraflores en 00:01

¿Cuál es tu reacción?

Excelente, muy pertinente!
0
Buenísimo!
1
Adoré!
0
Creo que falta un poco de mayor claridad !
0
No me gustó mucho
0

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Article:

0 %