Ignacio de Loyola seguía al Espíritu, no se le adelantaba

De ese modo era conducido con suavidad a donde no sabía... Poco a poco se le abría camino y lo iba recorriendo. Sabiamente ignorante, puesto sencillamente su corazón en Cristo. (Nadal)

El Mal espíritu ataca por los sentimientos y razones; sin embargo, cuando la persona va creciendo espiritualmente cambia su táctica...

Ataca con razones aparentes, usando de los sentimientos y actitudes del sujeto EE: 315 / EE: 329

En las personas que van de pecado en pecado el Mal espíritu "cabalga sobre las heridas de las personas y genera instintos exacerbados EE:327

Cuando las personas crecen espiritualmente cambia su táctica: ataca por los fervores indiscretos, ideales exagerados, genera mecanismos de defensa innecesarios, y pide compensaciones E:322

Discernir la desolación EE: 315 de la falsa consolación

¿Qué hacer frente a la desolación? Decodificar el significado de la prueba desatando los sentimientos percibidos/ Reconocer, desde el principio, que por nosotros mismos no somos nada en la vida del espíritu/ Que todo es don, también la prueba/ Alargarnos en generosidad y humildad/ Comenzar a caminar por donde nos indica su mensaje

La estrategia del mal espíritu y su táctica es derrumbar o minar a la persona a largo plazo EE: 317 - EE:; 332

La táctica del mal espíritu es la complicidad EE: 326 o el camuflaje EE: 329

Los efectos del mal espíritu es malestar, desaliento, EE: 317; tristeza o desesperación

Otro efecto del mal espíritu cuando una persona empieza a mejorar en la vida es provocar arrebatos, obnubilación o encandilamiento

El talante del mal espíritu es que es cobarde y se crece en la caída de la persona

Cuando la persona trata de crecer espiritualmente el mal espíritu se presenta de manera taimada y va desgastando poco a poco a la persona EE: 333